Menu

Reseña de la hazaña de 0-400-0 del Bugatti Chiron de la mano de JP Montoya

 

Para el proyecto 0-400-0, Bugatti invitó al piloto Juan Pablo Montoya, un probado experto en velocidad y rendimiento, quien aceptó la invitación sin vacilar, “Mi primer pensamiento fue que haría cualquier cosa que Bugatti quisiera para conducir este coche increíble”.

Una vez que Montoya se sentó en el auto y comenzó a conocerlo, quedó especialmente impresionado por el hecho de que este super deportivo se siente como un auto normal, “cuando se conduce el Chiron por primera vez y te lo tomas con calma, no puedes imaginar lo poderoso que es. Pero tan pronto como se pisa el acelerador, se oye los turbos subir y todo este par viene, y simplemente no se detiene. Es como una curva de poder lineal para la felicidad“.

Después de una vuelta de prueba, el piloto colombiano decidió no usar el equipo de seguridad habitual, como el traje de carreras, casco o el dispositivo de HANS (cabeza y cuello) para el récord, “el Chiron es un super deportivo que requiere toda tu atención cuando estás al volante pero, al mismo tiempo, me dio una sensación de seguridad y fiabilidad tal, que estaba completamente relajado y así pude disfrutar mucho durante mis dos días con el auto “. Además “fue increíble ver que no necesitabas los preparativos complejos que tenemos que hacer en las carreras para el 0-400-0”, dijo Montoya. “Con el Chiron, todo fue bastante fácil. Sólo entrar y salir. Increíble.”

Con este super deportivo, Montoya anduvo a más de 400 km/h 17 veces y tuvo la oportunidad de mejorar su propio record de velocidad personal de 407 km/h, alcanzado con un auto IndyCar, hasta los 420 km/h que alcanzó con el Chiron .

Montoya quedó impresionado con la aceleración y el frenado, “el Chiron es tan increíblemente rápido que te quita el aliento,  su frenado es igual de impresionante”, además, ” el coche es tan estable y consistente. Me siento honrado de ser parte de este proyecto “.

El momento del récord:

Fue durante un fin de semana del pasado mes de agosto, bajo un clima soleado y con un viento tranquilo. Montoya lleva el auto hasta el punto de inicio de la prueba, tiene una recta muy larga delante de él. Esta a punto de iniciar, oprime la tecla de velocidad máxima que Bugatti coloca a sus autos, este modo de manejo le permite al auto superar los 380 km/h.

Se escucha la señal de arranque, Montoya pone el pie izquierdo firme en el freno, engrana la primera velocidad y activa el Sistema de Control de Lanzamiento (Launch Control Sistem). Las computadoras reconocen el comando y activan a los 1,500 Hp´s del motor. En este momento, la concentración del piloto y del equipo es completa.

Montoya presiona el acelerador hasta el fondo con el pie derecho y el motor de 8 litros W16 sube  hasta las 2,800 rpm. En ese momento los turbocompresores suben la presión de alimentación al motor para darle la aceleración y potencia adecuada en las ruedas.

¡Montoya suelta el pedal del freno! y en ese momento,  las cuatro ruedas del Chiron reciben la misma potencia y se agarran al asfalto con toda su fuerza. El auto avanza hacia adelante, desarrollando su par máximo, en ese momento el Sistema de Diferencial Electrónico (EDS) evita que las llantas patinen. Además se combina con el Control de Estabilidad Electrónico (ESC), para catapultar al Chiron hacia adelante, manteniéndolo firme en la pista, el cronómetro está en marcha, todo pasa muy rápido.

La increíble aceleración del Chiron, su curva de potencia lineal y el enorme par que desarrolla el motor a bajas revoluciones, son el resultado del sistema de sobrealimentación de dos etapas desarrollado especialmente por Bugatti para este auto. Para asegurar una aceleración máxima desde el principio sin ningún “turbo lag”, el motor del Chiron utiliza dos tipos de turbocompresores un par funcionan a bajas y medianas revoluciones y el otro par se activan a partir de las 3,800 rpm.

Sólo 32.6 segundos y 2,621 metros después, el Chiron alcanza los 400 km/h. Para soportar los esfuerzos físicos a esa velocidadBugatti y Michelin diseñaron a unos nuevas llantas de alto rendimiento capaces de soportar las cargas extremas, tan solo, un gramo de caucho a 400 km/h tiene una fuerza de 3,600 gramos o, la válvula de la llanta de 18.3 gramos que a esa velocidad tiene una fuerza de 45 kilogramos.

Al llegar al el auto a los 400 km/h, con reacciones extremadamente rápidas, Juan Pablo Montoya pisa firmemente los frenos y entonces, 0.8 segundos después, el alerón trasero (con un ancho de 1.50 metros) se mueve hasta llegar a un ángulo de 49 grados, formando así un freno de aire que desacelera al Chiron de manera muy eficaz.

A 400 km/h, este freno de aire aumenta la fuerza aerodinámica en el eje trasero en unos 900 kg, esto es lo mismo que el peso en vacío de un Golf II. Además, la fuerza que se ejerce sobre el Chiron y el piloto para detenerse por completo es cercana a los 2g, fuerza similar a la que experimentan los astronautas durante el lanzamiento de un transbordador espacial. Para soportar estas extraordinarias fuerzas, los frenos del auto son de cerámicos de carbono de 420 mm de diámetro en la parte delantera y 400 mm en la parte trasera. Las pinzas de freno fueron desarrolladas especialmente para Bugatti, las delanteras tienen ocho pistones de titanio y las traseras seis. Al final, después de unos increíbles 9,3 segundos y 491 metros, el Chiron se detiene.

 

Para certificar este récord, se utilizó el V-Box 3i, un sistema de medición basado en el GPS utilizado por los inspectores de la empresa independiente de pruebas y certificación SGS/TÜV Saar. El resultado de las pruebas bajo ese sistema marco un resultado de 41,96 segundos para el 0-400-0. En ese tiempo, el auto avanzó 3,112 metros.

Wolfgang Dürheimer, presidente de Bugatti Automobiles S.A.S., comentó, “Bugatti es la primera marca de automóviles que no sólo calcula la velocidad de un coche para pasar de cero a 400 a cero en una computadora. En realidad lo llevamos a la práctica. Cuando otros están satisfechos con la teoría, validamos nuestros datos con valores de la vida real. Como hicimos con el Chiron“.

“Nuestros clientes quieren lo mejor de lo mejor. Este rendimiento impresionante confirma que el Chiron es el mejor coche deportivo del mundo “, añade Dürheimer. “300 autos de la serie de 500 ya se han vendido“.

En el 2018, Bugatti planea establecer un nuevo récord mundial de velocidad que supere los 431.072 km/h que ellos mismos lograron con el Veyron 16.4 Super Sport en el año 2010. “Espero que Bugatti me invite a su récord mundial con Chiron. De todos modos, estoy guardando la fecha en mi calendario “, dijo Juan Pablo Montoya.

Magazine Automotor es una revista electrónica escrita, editada y producida por profesionales de los autos. Estamos acreditados por la Federation Intenacionale de lÁutomobile (FIA) y por más de 30 marcas de autos a nivel nacional e internacional. Aquí encontrarás la información más importante de los autos, la industria, tecnología, movilidad, seguridad vial y mucho más. Todo nuestro conocimiento y toda nuestra experiencia se encuentra volcada en cada unos de los artículos de Magazine Automotor, así que te invitamos a entrar en este fascinante mundo de los autos con nuestra guía.

Más
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com