Magazine Automotor

Mucho trabajo para los frenos en Hungría GP

  • La pista húngara tiene 11 puntos de frenada

  • En los que se ocupan casi 18 segundos por vuelta

  • 3 son muy exigentes, 1 es de dificultad media y 7 son ligeros

Como en el 2010, el GP de Hungría volverá a celebrarse este año el 1 de agosto. Solo que hay múltiples diferencias en comparación con los autos de F1 actuales, desde el tipo de motor, hasta el número de rpm permitidas, desde la falta de un consumo máximo de combustible permitido, hasta la ausencia de límites de gastos.

Sin embargo, entonces, como ahora, los sistemas de frenado tenían que asegurar lo mejor tanto en la calificación con los vehículos vacíos como en la parrilla de salida con los depósitos llenos. Según los ingenieros de Brembo, el Hungaroring es una de esas pistas con un nivel medio de dificultad para los frenos. En una escala del 1 al 5, obtuvo un 3 en el índice de dificultad, al igual que la pista de Zandvoort.

BBW miniaturizada hecha por Brembo

Desde 2014, cuando se introdujo el Brake-by-Wire (BBW) en la Fórmula 1, Brembo ha rediseñado la parte trasera de sus sistemas de frenado para crear soluciones que permitan que los frenos y los sistemas de recuperación de energía coexistan de la mejor manera posible.

Brembo produce varios componentes Brake-By-Wire para 4 equipos, el actuador para algunos, las válvulas y el simulador de rigidez para otros. Se lleva a cabo una investigación continua sobre la miniaturización máxima de los elementos Brake-by-Wire.

Como Mónaco, mucho más que Silverstone

La pista húngara tiene 11 puntos de frenada, en los que se ocupan casi 18 segundos por vuelta, uno de los más altos de la temporada. A pesar de tener casi un kilómetro y medio más de largo, en la pista de Silverstone los frenos su usan menos de 13 segundos por vuelta. De principio a fin, los pilotos usarán los frenos casi 21 minutos.

Los 11 tramos de frenado se distinguen por valores muy diferentes, pero ninguno supera los 140 metros de longitud. Además, solo 3 tienen al menos cien metros de largo y requieren una carga en el pedal de más de 90 kg. Desde que se apagan las luces, hasta la línea de meta, cada piloto aplica una carga total en el pedal del freno de 56 toneladas, una de las más altas de la temporada, junto con el GP de Mónaco.

Dos segundos y medio para frenar desde 346 km/h

De los 11 tramos de frenado del GP de Hungría, 3 están clasificados como muy exigentes, 1 es de dificultad media y los 7 restantes son ligeros.

El tramo más temido es la primera curva después de la línea de meta. Ahí, los autos llegan a 346 km/h y bajan a 109 km/h en solo 137 metros. Para ello, los pilotos aplican una carga de 182 kg en el pedal del freno durante 2.58 segundos y sufren una desaceleración de 5.5 G.

BBW también para autos de calle

El uso de BBW en coches de calle constituirá un paso épico para los sistemas de frenado. Es una revolución para la que Brembo se prepara desde hace veinte años con inversiones cada vez mayores en recuperación energética y en reducción de peso y emisiones.

Con Brembo BBW, la arquitectura tradicional se reemplaza por un sistema de control electrónico. El sistema ha sido desarrollado para cualquier vehículo y ofrece a los conductores la posibilidad de configurar diferentes opciones de frenado, en función de sus estilos de conducción. La singularidad de la solución Brembo proviene del actuador de freno único en cada rueda para una acción de frenado suave y continua.

Nota con la participación de Brembo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *