Magazine Automotor

Stellantis invierte 33 millones de euros en centros de pruebas

 

  • De ingeniería de vanguardia

  • Uno de seguridad en Italia

  • Y un túnel de viento en EE.UU.

  • Serán fundamentales en el cumplimiento de los objetivos Dare Forward 2030

  • Para mejorar las características de los autos eléctricos del Grrupo

ÁMSTERDAM, Países Bajos. Stellantis acaba de invertir un total de 33 millones de euros en dos de sus instalaciones de prueba globales para respaldar su estrategia de largo plazo para lograr el mejor rendimiento de vehículos eléctricos (EV) de su clase y dominar el nivel más alto de tecnología de conducción autónoma, al tiempo que garantizarán una seguridad y tecnología confiable para sus clientes.

Estas inversiones, entre otras inversiones en I+D, amplían la capacidad global de Stellantis para diseñar el futuro de la movilidad, aceleran su transformación en una empresa de tecnología de movilidad sostenible e impulsar a la empresa hacia sus objetivos de su plan estratégico Dare Forward 2030, en particular, una reducción de 50% en emisiones de carbono de los niveles de 2021 para 2030 y emisiones netas de carbono cero para 2038.

Las mejoras recientes incluyen:
  • El Centro de seguridad de Orbassano, cerca de Turín, Italia, está completamente integrado con procesos de ingeniería digital y se ha mejorado significativamente para albergar cuatro pistas de prueba con cuatro puntos de impacto y capacidades para pruebas completas de vehículos eléctricos de batería (BEV) y tecnología de conducción automatizada para turismos, camiones. y vehículos comerciales ligeros.
    Túnel de viento en Auburn Hills, Michigan, EE. UU., ampliado con la adición de tecnología de plano de tierra en movimiento, que simula el viaje en carretera y proporciona una medición aerodinámica más precisa de los vehículos. Reducir la resistencia del viento beneficia la autonomía de conducción de los BEV.

Nuestros centros tecnológicos de clase mundial en todo el mundo están haciendo el trabajo hoy que convertirá a los vehículos Stellantis del mañana en líderes de la industria en cuanto a capacidad, rendimiento y seguridad”, dijo Harald Wester, director de ingeniería. “Nuestra comunidad de ingenieros está impulsada por el talento, la diversidad y el alcance global, y estamos trabajando intensamente con otras funciones globales, como nuestros pares de Monozokuri, para energizar el núcleo de nuestra transformación tecnológica. Nos brinda una visión integral de los desafíos y nos permite considerar y refinar un menú completo de soluciones de movilidad que nos colocará en la primera fila de la carrera para innovar y mejorar”.

Poniendo a prueba los vehículos eléctricos y la conducción autónoma

Los objetivos claves del plan estratégico Dare Forward 2030 incluyen alcanzar el 100 % de la mezcla de ventas de BEV de automóviles de pasajeros en Europa y el 50 % de la mezcla de ventas de BEV de automóviles de pasajeros y camiones ligeros en los Estados Unidos para 2030.

Los 5 millones de euros en mejoras para el Centro de Seguridad de Orbassano le dan la capacidad de probar todo tipo de vehículos eléctricos: vehículos híbridos suaves, híbridos enchufables y eléctricos de batería. Actualmente, la instalación realiza al menos dos pruebas de choque por día y está en camino de probar más de 275 vehículos eléctricos este año. Los vehículos probados en Orbassano pueden certificarse para cumplir con más de 175 estándares internacionales de seguridad y tecnología.

La zona de impacto de las pistas de prueba está equipada con un bloque móvil Messring para pruebas de impacto frontal y lateral, y Orbassano realiza algunas de las pruebas más desafiantes de la industria, incluida la prueba de superposición pequeña del lado del pasajero que utiliza el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS por sus siglas en inglés) .

Las pistas de prueba de Orbassano incluyen un sistema de posicionamiento de cámara controlado por computadora con 13 ubicaciones de cámara externas móviles sobre el punto de impacto. Además, las pistas incluyen la capacidad de video de alta velocidad debajo de la carrocería, mientras que se pueden montar hasta cinco cámaras a bordo del vehículo de prueba.

 

Todas estas vistas, además de los datos instrumentados, brindan a los ingenieros de Stellantis datos invaluables para evaluar los diseños de vehículos actuales y futuros. Además, los datos se comparten con las instalaciones de Stellantis en todo el mundo, incluidos los centros de pruebas de seguridad adicionales en Belchamp, Francia; Chelsea, Míchigan, EE. UU.; y Betim, Brasil, para refinar los modelos digitales de desarrollo de vehículos.

Esta instalación de última generación está totalmente integrada con el proceso de ingeniería digital de seguridad de Stellantis, lo que permite el desarrollo de vehículos más eficiente y cubre virtualmente todos los posibles escenarios de choques en el campo.

Las nuevas pistas están listas para adaptarse a futuros modos de prueba relacionados con la introducción de funciones de conducción automatizada en todo tipo de vehículos. El arsenal de Orbassano incluye dispositivos de prueba estáticos y dinámicos para factores como impacto de peatones, aplastamiento y vuelco de techo, y trineos de prueba para evaluar asientos e interiores de vehículos. Las pruebas de asientos e interiores se vuelven más críticas a medida que la adopción de futuras tecnologías de conducción automatizada tiene el potencial para nuevas configuraciones de asientos de cabina.

Una mejor brisa

La eficiencia aerodinámica es un factor decisivo en la conducción para optimizar las distancias que los vehículos eléctricos pueden recorrer con una sola carga. Eso requiere simular el mundo real de la conducción con la mayor precisión posible.

En el complejo de túneles de viento en Auburn Hills, Michigan, la construcción está en curso para instalar tecnología de plano de tierra móvil (carretera rodante), que simula el viaje en carretera mientras permite que los vehículos de prueba permanezcan estáticos. Stellantis está invirtiendo $29.5 millones en el proyecto.

Los cinturones permiten el movimiento de las ruedas en las cuatro esquinas del vehículo, mientras que un quinto cinturón pasa por debajo del vehículo como si estuviera rodando por una carretera. La tecnología de plano de tierra móvil también permite la medición del arrastre de ventilación, que es la resistencia asociada exclusivamente con las ruedas y los neumáticos en movimiento. Representa hasta el 10% de la resistencia aerodinámica total del mundo real.

La instalación de pruebas aerodinámicas existente en Auburn Hills genera velocidades de viento de hasta 140 mph. La instalación del plano de tierra móvil, parte de un compromiso estimado de $85 millones incluido en el contrato de 2019 de la Compañía con United Auto Workers, está programada para entrar en funcionamiento en 2024.

La capacidad adicional complementará el túnel de viento aeroacústico de clase mundial en Auburn Hills como parte de una red global de centros de vanguardia también equipados con tecnología de plano de tierra móvil, incluidas dos instalaciones en Europa.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *